miércoles, 25 de septiembre de 2013

RESTAURACIÓN 8

 
El jueves 19 de septiembre, se desarrolló la prometida y postergada conferencia de prensa en la Parroquia Nuestra Señora de la Merced, con la presencia del ministro de Infraestructura, Hugo Testa, el presidente de la Agencia Córdoba Cultura, Pablo Canedo y el arquitecto Guillermo Mendoza como responsable de la obra de restauración, entre otros funcionarios.
 
Permitido el ingreso tras la acreditación de los medios de comunicación y los vecinos interesados en el tema, los funcionarios ofrecieron sus respectivas versiones sobre las actuaciones realizadas y en curso. El Arquitecto Mendoza asumió la responsabilidad técnica de la obra refiriéndose estrictamente al proyecto y desconociendo los polémicos antecedentes, estrategia seguida por Pablo Canedo al describir la gestión de la Agencia Córdoba Cultura al momento de hacerse cargo de un monumento cerrado y atravesado longitudinalmente por dos trincheras.
 
 
Fue notable la dificultad de ambos funcionarios para responder preguntas delicadas provenientes de los familiares afectados por la profanación de los sepulcros, como así también su incómoda crispación al ser interpelados por el presupuesto definitivo. Sobre este punto, mientras Canedo aseguraba que no superaría los 4 millones de pesos, Mendoza por su parte y desde otro sector del templo, no podía rebatir un simple planteo matemático y documentado cuyo resultado superaba los 5 millones.
 
En ningún momento se aclaró la situación legal de los responsables que llevaron a cabo las primeras intervenciones y hubo mucho cuidado en la mención de esos nombres, incluido el del sacerdote Marcelo Siderides que sin el menor descaro estuvo presente en la conferencia, asumiendo el rol de anfitrión.
 
Se insistió en que la provincia se hizo cargo de una obra con muchas desinteligencias entre sus actores originales y la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos, (CNMMLH), con el propósito de corregir los errores, recuperar el piso destruido y finalizar el proyecto integral de restauración.
 

 
 
Sobre los criterios que se adoptaron para cumplir los objetivos, pudo saberse que las pinturas murales del S XIX serán respetadas como puede comprobarse en la restauración de las cuatro pechinas que sostienen la cúpula (una de ellas había casi desaparecido por la humedad).
 
 
La nave del templo tendrá un solado de ladrillones de 25 x 25 cm, réplica de los originales jesuíticos, de los que se han encontrado testimonios bajo los confesionarios y en una habitación lateral que está por debajo del balcón tribuna (tendrán un tratamiento especial para otorgarles mayor resistencia a la abrasión).
 
 
 
 
Se ha concluido la limpieza y restauración del retablo del altar mayor, continuando con el que se encuentra al norte, se está recuperando todo el trabajo de carpintería (puertas, ventanas, balaustres, confesionarios) y se han reconstituido las molduras de base de la bóveda.
 
 
 
El traslado de la puerta cancel casi en coincidencia con el entrepiso del coro, permitirá que el vestíbulo tenga una espacialidad más generosa. Este tabique de madera, interrumpía la lectura continua de las molduras del cielorraso que incluso habían sido cortadas para poder contenerlo.
 
 
El plan de restauración se propone girar en sentido horario desde el altar mayor, para terminar con el que se encuentra al sur.
 
 
Si bien la obra parecería haberse encarrilado correctamente, cuesta creer que se vayan a cumplir los plazos para habilitarla en diciembre como se anunció. El trabajo de limpieza y restauración es muy delicado, requiere un tiempo considerable y todavía quedan por quitar las manchas de humedad de la bóveda, la cúpula y los muros, para luego recuperar sus pinturas.
 
 
Hubo que esperar dos años para descorrer el pesado cortinado de silencio que había caído sobre el templo jesuítico, la voluntad oficial para comunicar lo que se está realizando es positiva pero llega de manera tardía e incompleta, al no ofrecer una explicación satisfactoria sobre los responsables de la destrucción. Una destrucción que no es solo material, es rotundamente patrimonial, pues afectó al corazón de la sociedad altagraciense fracturando y dispersando la feligresía de una parroquia, alentando fantasiosas explicaciones ante lo ignorado y poniendo en riesgo el reconocimiento otorgado por UNESCO.
 

1 comentario:

Federico Gabriel Bordese dijo...

Pablo Canedo, Vos te fuiste de la Agencia porque no se te ocurrieron ideas. El dinero no faltó.
Oíme, te he tratado bien. Colaboré contigo. No robes ideas literalmente. Yo he pagado tu trabajo y cargo.
La idea del Archivo Fotográfico de Córdoba es mía y fue fundada en el 2008. Gracias a mi toda persona en varias ciudades emplearon el nombre de "ARCHIVO FOTOGRÁFICO", me han consultado de como formar otro para otras instituciones.
No podes robar el proyecto de otro e incluso los colores (amarillo y blanco). Todos saben que tenes falto de ideas. No podes robar y exponer que el Archivo Histórico de la Provincia de Córdoba posee 50.000 imágenes porque no existe. GRACIAS A MI EL ARCHIVO, EL INTERÉS POR LAS IMÁGENES SE LE DA IMPORTANCIA. Ahora vienen con la idea de Fundar un Museo Fotográfico, pero ya existe y no puede ser el primero; Tampoco pueden decir que el AHMC también es el primero en tener un archivo fotográfico. Enserio que robaste delante de todos, incluso los colores. Esto fue fundado en el 2008. Mucho antes con una idea propia y mía.

Cortala con "POR PRIMERA VEZ SE HA CREADO...". Siempre el mismo cuento.
Yo te pago la comida y trabajo, tu posición. Porque la idea es mía. ES PLAGIO.

No te fuiste por razones personales, sino porque ya no sabías que hacer. Expusiste que no había dinero, etc. Eso nunca faltó en la Agencia de Córdoba Cultura.

Ahora venís a decir que te importa la Iglesia de Alta Gracia. Te metes entre los grupos para figurar.

Atte,
Federico G. Bordese